Mini scientist

Mini scientist

Todos los seres humanos somos todos diferentes, entre nosotros hay los que superan los niveles estándares de inteligencia y son capaces de llevar a cabo inventos nunca antes vistos, o que no se pudieron realizar hasta ese momento, es así también como algunos inventos son de gran ayuda para la ciencia, otros son simplemente una locura.
Es el caso del soviético Vladimir Demikho, un cirujano que implantó la cabeza de un perro cachorro en la de otro perro ya adulto, los perros no sobrevivieron, y lastimosamente el cirujano siguió experimentando con más perros.
Joseph Mengele es otro médico muy inteligente, él era uno de los doctores SS Nazi y era el supervisor de las llegadas de los prisioneros, de él dependía la vida de los mismos, pues el decidía quien vivía y quien no, algunos de ellos pasaban a convertirse en objetos de diferentes experimentos y tenía una obsesión con los gemelos y mellizos, tanto así que causó la muerte de muchos ellos, también llegó a realizar delicadas operaciones sin uso de anestesia. Él decía que era en nombre de la ciencia, pero más bien estaba loco.
El doctor Ffirth a inicios del siglo diecinueve decía que por el hecho de que los casos de fiebre amarilla disminuía con el invierno, que esta no era una enfermedad tan contagiosa, para probarlo llegó hasta a probar vómitos de los enfermos y él nunca adquirió la enfermedad. Años después se comprobó que si es contagiosa y que el doctor solo tuvo la suerte de no contagiarse.